Diversidades sexuales

Conjunto Arqueológico de Mérida

14 de julio de 2021

Lo que queda de una capital de provincia romana de la época imperial.

El imperio Romano dejó su huella en la Península Ibérica desde el 218 a.C hasta el siglo V. Durante este tiempo El Imperio construyó grandes monumentos que aún se conservan en un Conjunto Arqueológico ubicado en la ciudad de Mérida, Badajoz - España.

Antiguamente llamada Augusta Emérida, la colonia fue fundada por el emperador romano Octavio Augusto. Los restos bien conservados de la ciudad vieja incluyen: un puente grande sobre Guadiana, un anfiteatro, un teatro, un circo vasto y un sistema de aprovisionamiento de agua excepcional. El complejo representa, aun en ruinas, una capital romana provincial de su época.

Visitemos uno a uno este conjunto que se incluye en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 1993

Teatro Romano

El teatro es una construcción promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa. Según fecha inscrita en el propio teatro su construcción se produjo en los años 16 a 15 a. C.

La imaginación popular la denominó "Las Siete Sillas", donde según la tradición se sentaron en ella diversos reyes moros para decidir los destinos de la ciudad.

El teatro ha sufrido varias remodelaciones, la más importante, a finales del siglo I o principios del siglo II, posiblemente en época del emperador Trajano, cuando se levantó la actual fachada o frente de escena, y otra en época de Constantino entre los años 330 y 340, introduciéndose nuevos elementos arquitectónicos-decorativos y construyéndose una calzada que rodea el monumento. Tras el abandono propiciado por el cristianismo a causa de la inmoralidad del teatro, este se abandona y cubre de tierra, quedando solamente visible la zona superior del graderío.

Anfiteatro Romano

Construcción más del gusto popular que el teatro, fue inaugurado en 8 a. C. Este edificio estaba destinado a las luchas entre gladiadores, entre fieras o entre hombres y fieras.

Es un edificio formado por una arena central de forma elíptica rodeada de un graderío capaz para 15 000 espectadores divididos, al igual que en el teatro en tres zonas. De estas tres zonas solo se conserva en la actualidad la inferior ya que las dos superiores fueron utilizadas, tras su caída en desuso, como cantera para las construcciones adyacentes.

Circo Romano

Con sus más de 400 m de longitud y 100 m de anchura era el mayor de los edificios de espectáculos de la ciudad y, junto con el anfiteatro, era el que gozaba de los favores de un público más dado a emociones fuertes que a cultas obras teatrales. Debido a sus grandes dimensiones se encontraba fuera del recinto amurallado, al lado de la calzada que unía Emérita con Corduba y Toletum. Este monumento se puede visitar.

En la antigüedad el circo recibía hasta 30.000 espectadores distribuidos en un graderío con la ya clásica división marcada por las diferentes procedencias sociales de sus ocupantes.

Uno de los espectáculos favoritos eran las carreras de bigas (dos caballos) y cuadrigas (cuatro caballos).

Actualmente el Circo romano de Mérida posee un recién construido centro de interpretación, que permite un mejor entendimiento de la estructura del monumento antes de entrar en él.

Puente Romano sobre el Guadiana

Se puede considerar, de algún modo, como el origen de la ciudad y, en todo caso, el que marca su trazado siendo prolongación de una de las arterias principales de la colonia, el Decumanus Maximus.

La situación del puente está cuidadosamente seleccionada en un vado del río Guadiana que ofrece como punto de apoyo una isla central que lo divide en dos cauces. La estructura original no ofrecía la continuidad de la actual, ya que estaba compuesto por dos tramos de arcos que se unían en la isla, donde había un gran tajamar. Este fue sustituido por varios arcos en el siglo XVII, después de que una riada fechada en 1603 derribara parte de la estructura. En la época romana se amplió en longitud varias veces, añadiéndose por lo menos cinco tramos de arcos consecutivamente para que el camino no se cortara en las periódicas crecidas del Guadiana. Eso ha hecho que esta obra llegue a los 792 m de largo, uno de los mayores que se conservan de ese momento.

Acueductos de Los Milagros y Rabo de Buey – San Lázaro

Formaba parte de la conducción que traía el agua a Mérida desde el embalse de Proserpina situado a 5 km de la ciudad y de arroyos y manantiales subterráneos situados al Norte de la ciudad. La arquería se encuentra actualmente bastante bien conservada, sobre todo el tramo que salva el valle del río Albarregas. Se le conoce con este nombre, debido a que parece un milagro que aún siga en pie.

Templo de Diana

Lugar designado al culto imperial en la antigüedad y llamado así posteriormente por tradiciones populares desde el siglo XVII.

El Edificio actualmente pertenece al foro municipal de la ciudad. Es uno de los pocos de carácter religioso que se conserva en un estado satisfactorio. Su construcción data de finales del siglo I a. C. o principios del I d. C., en la época augústea.

De planta rectangular, y rodeado de columnas de estilo corintio en tambores, tiene el frente orientado al foro. Este frontal estaba formado por un conjunto de seis columnas (hexástilo) rematadas en un frontispicio. A la conservación actual del edificio contribuyó el haber estado incorporado al Palacio del Conde de los Corbos, de estilo renacentista y cuyos restos pueden apreciarse aún en la sala interior del templo. En su construcción se emplearon principalmente materiales graníticos.

Catedral visigoda de Santa María de Jerusalén

La Catedral visigoda de Santa María de Jerusalén, de la que no quedan vestigios, salvo piezas que se conservan en el Museo Visigodo, fue sede arzobispal. Formaba parte de un conjunto de edificios, entre los que estaba el Palacio arzobispal, y adosada a la catedral la Basílica de San Juan, en la que había un Baptisterio.

Arco de Trajano

El popularmente conocido "Arco de Trajano" de Mérida, en realidad es de Tiberio y no es un arco de triunfo como se pensaba. Es un arco de entrada, posiblemente, al foro provincial. Estaba situado en el Cardo Maximus, una de las vías principales de la ciudad y comunicaba este foro con el municipal. En su época estaba recubierto por mármol.

Hecho a base de granito, y forrado en mármol en su origen, mide 13,97 m de alto, 5,70 m de ancho y 8,67 m correspondientes a la luz del arco. Se cree que tiene un carácter triunfal, aunque también pudo servir como antesala del Foro Provincial. Inmerso en la maraña constructiva moderna y enmascarado por las casas vecinas, este arco se yergue majestuoso y admirado por viajeros e historiadores de todos los tiempos. Su denominación es arbitraria, dado que la inscripción conmemorativa se perdió siglos atrás

Basílica Martirial de Santa Eulalia de Mérida

La basílica es un edificio religioso que se encuentra dentro de la ciudad de Emerita Augusta (Mérida). Se podría considerar un núcleo muy importante del nacimiento del cristianismo en la península.

Según los investigadores, fue el primer templo cristiano erigido en Hispania tras la Paz del Emperador Constantino; esta iglesia fue por tanto edificada como basílica martirial en memoria de Eulalia de Mérida; por ello se convirtió, durante los albores de la Edad Media, en lugar de peregrinaciones que llegaban desde el Occidente Europeo y desde el Norte de África; al mismo tiempo la noticia del martirio de su titular se divulgó por todo el imperio romano y con sus reliquias se erigieron numerosas iglesias especialmente en la Europa occidental.