Diversidades sexuales

Catedral, Alcázar y Archivo de Indias de Sevilla

9 de agosto de 2021

“Nadie podría inventarse una ciudad como Sevilla” menciona Arturo Pérez-Reverte, en su obra "La piel del tambor" (1985).

En Sevilla se encuentra el conjunto monumental, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1987, compuesto por la Catedral, las construcciones que integran El Real Alcázar y el Archivo de Indias de Sevilla que retrata y guarda la historia comercial de España y su relación con el nuevo mundo.

La Catedral de Sevilla

Sevilla Cathedral - Southeast

Ingo Mehling, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

La Catedral compuesta por 5 naves, es el es el templo gótico más grande Europa con una superficie de 23.457 metros cuadrados. En el descansan los restos de Cristóbal Colón.

Esta serie de monumentos son testimonios excepcionales de la civilización almohade y de la Sevilla cristiana, cuyo arte estuvo muy impregnado de la influencia musulmana desde la reconquista de la ciudad (1248) hasta el siglo XVI.

La superposición de culturas se evidencia en primer lugar en su planta baja, que se corresponde con la de la antigua Mezquita Mayor del s. XII. En segundo lugar, a su torre campanario, la Giralda, se le añade un cuerpo de campanas diseñado por Hernán Ruiz en estilo renacentista. El Patio de los Naranjos conserva en dos de sus lados el cerramiento almohade situándose a medio camino entre el sahn islámico y el claustro cristiano. El capítulo de aportaciones se cierra con las adiciones del Renacimiento, el Barroco y los siguientes períodos hasta el siglo XX. Aportaciones que no sólo se dan en el plano arquitectónico, sino también en lo que respecta al resto de expresiones artísticas, de manera que la Catedral constituye un auténtico museo con obras de primera magnitud.

 

El Real Alcázar

Patio de las Doncellas (Alcázar de Sevilla)

El conjunto de los Reales Alcázares representa en primer lugar el arte almohade de origen marroquí, sobrio, potente y geométrico, pero además, es testimonio de la convivencia cultural entre Occidente y Oriente, como bien refleja el arte mudéjar, fenómeno singular sólo existente en España.

Está conformado por distintas construcciones palaciegas que, al igual que la Catedral, suponen una superposición de estilos de diversas épocas. Este conjunto está delimitado por una muralla que data del período almohade. En su interior encontramos, por un lado, una serie de edificios de carácter residencial, que se articulan en torno al Patio de las Doncellas y al Patio de las Muñecas. Por otro lado, completan el recinto unos jardines que, partiendo de un primitivo jardín de crucero almohade, se desarrollan en el Renacimiento en torno al Estanque de Mercurio y la Galería del Grutesco. Otro de los elementos destacados en este grupo de jardines es el Cenador de la Alcoba o Pabellón de Carlos V.

Archivo de Indias

  Archivo de indias 2018002

Su origen se remonta a la fundación de la Casa de Contratación o Casa Lonja por parte de Felipe II para controlar el comercio de Indias. El edificio destinado a alojar esta institución se construye a finales del siglo XVI bajo el estilo de Juan de Herrera. Una vez dejó de cumplir la función como Casa Lonja, Carlos III instituyó en 1790 en las mismas dependencias el Archivo General de Indias, con la finalidad de reunir toda la documentación de la Casa de Contratación y del Consejo de Indias. Desde aquel momento la antigua Casa Lonja de Sevilla albergó todas las series documentales de carácter histórico y diplomático relativas a las colonias españolas de América y Asia.

 

Datos para curiosos sobre el Archivo de Indias

Se dice que si se pudieran poner en una estantería todos los documentos del Archivo de Indias linealmente, estos ocuparían más de nueve kilómetros. ¿En cuanto tiempo crees que sería una persona capaz de leer toda esa información?

El arquitecto de la Casa Lonja, Juan de Herrera, es también responsable de obras como el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y Catedral de Valladolid

 

Créditos foto de cabecera: Anual, CC BY 3.0, via Wikimedia Commons