Artes y Culturas

La Patum de Berga

Patrimonio

12 de julio de 2021

Una fiesta medieval popular que se celebra cada año en la localidad de Berga en Barcelona, España.

Una multitudinaria concentración popular se reúne en las calles de la ciudad de Berga cada año a partir del miércoles anterior a la celebración del Corpus Christi.

El tabal (pregonero de la fiesta) y los gigantes (muñecos de gran tamaño que representan personajes religiosos) recorren la ciudad anunciando el comienzo de las fiestas. Más tarde comienza una serie de representaciones dramáticas divididas en varios actos, que representan las intensas luchas de los cristianos contra los árabes.

La fiesta reúne a miles de personas que participan en los diferentes rituales. Primero con saltos constantes a manera de bailes, luego con fuegos artificiales adheridos a dragones o diferentes figuras animadas por personas en su interior.

María Teresa García Montes, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons  Nakimpo2016, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons Pallares1, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Las comparsas

La fiesta se desarrolla en forma de pasacalle que se desplaza con personas agrupadas por comparsas.

Entre las comparsas se puede ver:

El Tabal

Es la persona que con un gran timbal (tabal) que pregona las fiestas. Lo hace el domingo de la Ascensión y, por segunda vez, el domingo de la Trinidad. La vigilia del Corpus, al mediodía, vuelve a repicar, esta vez acompañado por los Gigantes. Se dice que su sonido es el que da nombre a la Patum. Según cuenta la tradición, el timbal tiene la magia de poder despejar las nubes y aclarar el tiempo. También se dice que cualquier bergadano que se encuentre fuera de su ciudad, por muy alejado que esté, si el día de la Ascensión acerca su oído al suelo podrá escuchar el sonido del timbal.

Los turcos y caballeros

Esta comparsa representa a cuatro turcos, con turbantes y relucientes y otros cuatro, vestidos de cristianos, que ciñen en su cintura unos caballitos de madera. Salen juntos al medio de la plaza, donde forman dos círculos concéntricos, dando comienzo a la batalla al son de la música, compuesta expresamente para este acto. Los moros persiguen constantemente a los caballitos, que huyen y escapan siempre de sus perseguidores. El acto culmina con el acuchillamiento simbólico de los cristianos a los moros.

Mazas

Aquí la representación consta de unos diablos portadores de una maza rematada con un «fuet» (una especie de petardo largo), que danzan en grupos de a dos junto con San Miguel y el Ángel. Cuando el petardo de la maza estalla el demonio portador cae muerto al suelo. El baile se prolonga hasta que todos los diablos son derrotados y quedan extendidos por el suelo.

Las Guitas

Son de aspecto de dragón monstruoso con un largo cuello. El objetivo de las Guitas es perseguir a la gente mientras por su boca sale sin parar el fuego de los petardos. Antiguamente había solo una: la «Guita Grossa» y a finales del siglo XIX se le añadió otra, denominada «Guita Xica» o «Guita boja», que es de menor tamaño.

El Águila

Considerada la más importante de la Patum, l’Aliga, es sin duda la figura más señorial, símbolo del poder (representado por la corona ducal que lleva), también lleva el escudo de Berga. Su danza es la más delicada, con un rápido juego de pies, con pausa y solemnidad aumentado al ritmo de la música, para terminar girando sobre sí misma con gran velocidad.

Els Nans vells

Los nans vells (cabezudos antiguos) bailan tocando las castañuelas al son de música de vals. Se trata de un elemento incorporado a la Patum en el 1855. Tienen una medida de 60 cm y pesan diez kilos cada uno.

Los Gigantes

Hay dos parejas de gigantes, los viejos y los nuevos, estos últimos añadidos en 1891. Deleitan al público, sobre todo al infantil, con su majestuosa danza.

Els Nans nous

Els nans nous (cabezudos nuevos) datan del año 1888, y representan dos parejas, una mayor y otra joven. Su música es alegre y con aire juguetón.

Els Plens

El fuego es el elemento más representativo en la fiesta de la Patum y els Plens representan la orgía infernal.​ Se trata de 100 diablos (vestidos con hierba fresca para protegerse ellos mismos del fuego) con máscara de color verde. Este entremés solo actúa en la representación de la noche.

El Tirabol

No se trata específicamente de una comparsa, sino de un baile en el que participan las comparsas del Tabal, Guites y Gegants (Gigantes). Se trata del punto final de la Patum, con la unión del pueblo con los Gigantes y les Guites en la que, todos enlazados por el brazo, saltan y danzan sin parar en el sentido contrario de las agujas del reloj. Es la apoteosis final de la fiesta. Cuando los músicos paran, la gente les increpa para que continúen tocando y así poder seguir bailando, hecho que puede repetirse hasta veinte veces. Desde hace unos años, al final del Tirabol, vuelven a bailar las Guites, rematando por fin la Guita Grossa.

Duración de la fiesta

La fiesta tiene cinco días de duración y comienza siempre en el miércoles anterior al jueves de Corpus Christi.

Los principales actos de cada día son:

  • Miércoles: Al mediodía y por la noche en honor a las autoridades
  • Jueves: Patum de «lucimiento» al mediodía y Patum «completa» por la noche
  • Viernes: Infantil a las 10:00, Patum infantil de «lucimiento» al mediodía y Patum infantil «completa» por la tarde.
  • Sábado: Entrega de los títulos de «Patumaire» de Honor y nueva representación por la noche en honor a los administradores y las plazas de Berga.
  • Domingo: Patum de «lucimiento» al mediodía y Patum «completa» por la noche

 

La Patum de Berga fue inscrito como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2008 y ha conservado su mezcla de raíces profanas y religiosas. Se distingue de las otras fiestas de la región por su riqueza y diversidad, la persistencia del teatro callejero medieval y sus componentes rituales. Aunque la supervivencia de la tradición parece garantizada, autoridades y participantes velan por que el fuerte desarrollo urbano y turístico no altere su valor.

Es.detodos
Es.PatrimoniodelaHumanidad
Es una campaña desde el Centro Cultural de España en La Paz para difundir el patrimonio material e inmaterial de España nombrado también Patrimonio Cultural de la Humanidad, con el objetivo de acercar la cultura española a otros territorios.